Paisaje Onírico

 

Diego Latorre, 1994. Nogalina, látex y pigmentos sobre lona. 130×97. Vendido

  Estoy delante del lienzo en blanco. Tan solo trato de ayudar y dejo caer de mi pincel unas gotas de pintura sin predeterminar la cantidad ni el espacio que van a ocupar. Esas manchas me piden que sigua y me sugieren otra mancha más. El cuadro se va cuajando sólo, tengo que dejarme llevar por el azar. Cuando trato de imponer mi método al azar el cuadro se encoge y se autodestruye. En mi obra solo soy el aprendiz que observa, tan sólo mancho mis manos y libero los pájaros de la jaula de mi cabezota. Todo tiene que fluir como el humo, la niebla y el agua del río. Como nogalina en la tela mojada de mi paisaje onírico.

Diego Latorre,    Marzo  del 1994.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s