Mirando al Mar

Diego Latorre, 1992. Pasteles y Pierre Noire sobre papel. 63×30.

  Querido Doctor, el verdadero amor está por llegar, hasta hoy sólo he encontrado musas que miran hacia el mar.

  Mientras tanto, sueño al otro lado de mi cama y desde mi colchón viajo con la imaginación al país de la ternura, a la ciudad del cariño y la comprensión que nunca llega.

  Desde mi olvido, el silencio y la soledad invaden toda mi casa y desde mi estudio unos dedos manchados de colores pastel recorren el vacío inmenso del papel, que lleno con la esperanza de encontrar la solución a mis problemas sobre mi tristeza.

  Lamento no haber podido ser amado de verdad, quizás es que no he sabido amar. Y mis amores platónicos tan sólo enturbian mi triste mirada. Estoy cansado de estar solo, abandonado, porque no tuve el coraje de enfrentarme a unos labios y a unos ojos que nunca se acercaban.

  Pero no quiero perder mi autoestima, lucharé en la batalla que algún día me hará ganar la guerra.

  Y ahora le dejo con mi dibujo y mis palabras. Espero que algún día me ria de todo lo sufrido, del desamor y mi maldita enfermedad, que en estos tristes días de otoño corren por mis venas por mi alma en pena, si es que tengo, deseoso de conquistar algún corazón, o algo que se parezca a la felicidad.

P.D: Realmente no entiendo lo que me pasa. Por cierto, al final he decidido apuntarme a a la escuela de Arte, como usted y varias personas me aconsejaron. Aunque no tengo muchas ganas, creo que me irá bien conocer otras realidades.

Diego Latorre, Otoño 1992.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s