Resignación

Diego Latorre, 2011. Caobina, látex y pigmentos sobre aglomerado. 120×120. Vendido

  Querido doctor, miro hacia atrás y veo en el archivo de mi memoria un montón de exámenes suspendidos, un jersey de lana viejo, un joven con sueños de alpinista y los malditos zapatos de un número menos. También cuelga de una percha una bata gris manchada de miles de colores, desgastada por el tiempo.

  También veo a millones de rostros resignados al son del viento, sin ilusiones. Preocupados por sus vidas, sin respuestas, con hipotecas y créditos hasta el cuello, pero sin intención por mover un solo dedo.  Aunque todo esto lo veo en el presente, concretamente en Agosto de un verano sin sol con la lluvia como armamento.

  La crisis, creo que sólo existe cuando nos toca realmente a nosotros, mientras tanto, rosas, una cerveza y un pepito de ternera con cebolla y pimiento.

  Doctor, soy optimista y creo que gota a gota se está creando el río de una revolución. Hay mucha gente resignada pero poco a poco se están indignando por un mal común y las ganas de vivir por un mundo mejor, más digno, están, a fuego lento, forgando la poderosa espada de acero del pueblo. Al menos eso espero.

P.D: Saludos y como siempre, gracias.

Diego Latorre,  Agosto 2011.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s