Ilusión

Diego Latorre, 2011. Látex y pigmentos sobre madera. 120×120. Vendido.

  Querido doctor, nunca perdí por completo la ilusión por vivir, ni por amar, ni por soñar, quizás por eso lo conseguí, a pesar de las fuertes tormentas.

  Una noche, en un sueño, una bandada de cuervos, con sus graznidos ahuyentaban a todas las personas de una ciudad sin vida, en descomposición, gris. En los ojos de todos los ciudadanos no se hallaba ni una chispa de esperanza, no tenían en sus pupilas ni la mas remota señal de alguna ilusión por seguir viviendo, casi todas las personas dejaron de luchar por sus problemas, se habían acostumbrado a ser esclavos de la dejadez y de la incomprensión. Y entre las gentes que  habían olvidado el color, surgió un super héroe, con pinceles, pigmentos y una flor que nunca marchitaba frente a la lluvia ni frente al sol.

  El personaje logró cambiar aquel mundo onírico y ese héroe, sorprendentemente, era yo. Aunque tan sólo fue un sueño y mucha gente ha soñado alguna vez con cambiar el mundo, disfruté mucho venciendo a la desesperación, a la frustración de toda aquella gente, sin risa, sin amor….

  Doctor, creo que para cambiar este mundo tan sólo hace falta tener ilusión por ello y buena gente, honesta, del pueblo, para que defiendan los intereses de todos. Para vivir dignamente,¡todos!, sin excepción, para que nadie nunca vuelva a pasar hambre como  prometió para si misma, Vivien Leig en lo que El Viento se Llevó. Y para cambiar nuestro mundo personal, si no es de nuestro agrado, mas de lo mismo, coraje e ilusión, es más, ese cambio es el primer paso a un mundo mejor.

  Que los sueños de las musas y de las buenas gentes algún día dejen de serlo. Que las balas se conviertan en pan, sin necesidad de un milagro divino, porque si fuera por esa causa estaríamos  todos apañados, para mi que el agua nunca se convirtió en vino, ¡todo era un cuento chino!. Que el cemento se transforme en flor, aunque queda un poco cursi, con esta última rima suena mejor.

P.D: Ciertamente, de ilusión también se vive y tristemente se vive sin ilusión, saludos.

Diego Latorre,  Septiembre 2011.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s