Saludos desde África

Diego Latorre, Septiembre 2012. Yeso, polvo de mármol, látex, ramas y pigmentos. 100×100. De la Serie: A Flor de piel.

  Querido Doctor, ésta noche quise adentrarme en la piel de las tierras africanas, descubrir sus cálidas luces de atardeceres cargados de magia buena. Deseaba impregnarme del polvo de la sabana, descubrir sus animales salvajes, como la jirafa, la hiena o el león. Me gustó apreciar los olores entre humedad de sus grandes lagos, de sus selvas y caminé, sin brújula, por paisajes inhóspitos, desérticos, subí al Kilimanjaro, amé más de cerca al Zaire, al Congo, a  Kenya…

  Con sangre africana, bombeada por un corazón al ritmo del tam tam, me decidí a montar un bastidor en un santiamén. Coloqué la lona, la tensé y marché a través del arte, al continente africano, para mí, el más desconocido. Sin billetes de avión, sin medios físicos de transporte y sin la cartera, me lancé al vacío que produce el inicio de una nueva obra. Sin miedo a saltar sin red, llegaron las primeras manchas, estas me sugirieron otras y éstas otras las siguientes, así hasta llegar al final. El cuadro, como siempre se creó solo, como por arte de magia, yo tan solo trabajé un tiempo en él, es lo único que se hacer.

  Bueno, pronto tendré que irme a dormir, quiero que sepa que no me olvido del Litio, de la Lamotrigina, de la Olanzapina…, sin ellos no podría dormir, vivir, son el pan de cada día. Por lo demás, como puede ver, voy haciendo y sueño en crecer, como artista, como persona. Por cierto, visitar África en viaje  de placer debe ser algo emocionante y maravilloso. Aunque vivir allí, en las mismas condiciones que la mayoría de sus nativos, es algo macabro, humillante y terrorífico, si no, que  se lo pregunten a ellos. Lo más absurdo es que todos tenemos sangre africana, desde Merkel, a Hollande, pasando por el más obvio, el gran Obama. Tienen dinero y poder más que de sobra para acabar con la crisis mundial, el hambre, la miseria africana y el mal estar de todo el planeta.

  Ojalá se llenen los cántaros de agua, por siempre, para los labios resecos, agrietados, sedientos y que abunde de una puñetera vez en este planeta, el alimento, la comprensión y el respeto.

PD: Gracias por todo lo que hace por mí. Bona nit!

 

Diego Latorre, Septiembre 2012.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s