El resurgir de una nueva civilización

El resurgir de una nueva civilización. blog.jpg

Diego Latorre, 2016. Pierre Noire y pasteles sobre papel. 50×50.

Querido Doctor,

  Con las últimas luces del atardecer, las fábricas y los pueblos cercanos, comienzan con timidez a iluminarse. El viento no está para amigos, presagia una gran tormenta, el cielo, encabronado y oscuro, afina los instrumentos para el gran concierto, la orquesta está preparada. Las televisiones siguen encendidas en todas y cada una de las casas, incluso en la mía. No retransmiten palabras de cambio, no transmiten nada, tan sólo tratan de enturbiar las mentes de las gentes. Aunque, a la chita callando, una nueva civilización se está fraguando, estoy seguro. Los mismos que sueñan con la esperanza por un mundo nuevo, donde impere el amor y el respeto, que menos. Son los mismos que están hartos de las guerras, del odio, de la contaminación, de las dictaduras, de la desigualdad…, no acabaría nunca, son demasiadas injusticias Doctor.

  Se ha hecho la noche, comienza a chispear y san Pedro ha empezado a mover bruscamente los muebles de toda la casa. Algunos rayos parten contra los campos cercanos de avellaneros, provocando pequeños incendios. Ahora la lluvia es muy intensa, sólo se escucha en mi taller el sonido de las gotas que golpean, salvajemente, contra las tejas y el revoloteo de aves nocturnas que buscan cobijo bajo las cornisas. El poder del agua crece, los desagües de las casas forman en las calles ríos, mares…, parece que la naturaleza también pide un cambio, nunca la he visto así de enloquecida. Estoy seguro doctor, después de cualquier tormenta, incluso la que sufre la humanidad, surge la calma, el hombre moderno despertará.

  Termino la obra, me lavo las manos, cierro la luz y la puerta del taller, bajo las escaleras. Mimo a mis gatos un buen rato, entro a la habitación, con sigilo, me acerco a la musa, la beso y me voy al otro lado del colchón. Cierro los ojos y quedo a solas con mi consciencia antes de desconectarme temporalmente de mi ordenador más personal. Me juzgo, me acepto y doy gracias a la vida por permitirme seguir soñando, desconecto. Bona nit.

P.D: Los niveles están bien, ya sabe que soy buen paciente. Un abrazo.

Diego Latorre, octubre 2016

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s