Madre coraje

Madre coraje. blog.jpg

Diego Latorre, 2017. Pierre Noire y pasteles sobre papel. 50×50.

  Querido Doctor,

  Mi madre, le sacó los dientes a la vida, le tocó ejercer la ardua tarea de ser madre coraje, no tuvo elección. Como bien sabe, en mi juventud, viví episodios donde yo no era participe de la realidad o lo que entendemos por realidad, era como si existiera en otra dimensión, quizás fuera así, al menos algo así viví. La euforia la sentía como una bendición, percibí ser parte de todo y lo fui todo, mi ser desbordaba felicidad plena, luz…, gozaba en cada momento, sentí ser un semidiós. La otra cara de la moneda era volver a la realidad, abandonar el trono de lo sublime y divino y caer en la desolación, en la más profunda oscuridad. La depresión es la enfermedad más cruel porque niega la esperanza de vivir. Aun así, estoy seguro que mi madre sufrió más que yo.

  Sus ojos han visto muchas injusticias. En su juventud se dejó la espalda, sin apenas nada a cambio, en campos de olivares y de algodón de los señoritos andaluces, una verdadera esclavitud, vivió la posguerra, con todo lo que conlleva. Luego, algo mayor, se dejó la piel haciendo camas en los hoteles de Salou, para ayudar, junto con mi padre, para que no faltara comida, ropa, educación para sus hijos… y nunca faltó. Pero la gran prueba a superar fue mi enfermedad, aunque al cabo de los años, la muerte de mi padre le devolvió el inevitable dolor.

  Perdida y a ciegas, en un camino doloroso, inhóspito y desconocido, luchó a solas con su fe, por ayudarme a ser lo que era, le rezó millones de veces a su dios. Tubo que aprender palabras nuevas para ella como, Litio, Olanzapina, Lamotriguina, Haroperidol, crisis depresiva y eufórica y todo lo que conlleva. Se entregó a grandes retos, tubo que enfrentarse a un hijo desconocido, incontrolable y enfermo. Pero nunca dejó de luchar, siempre estuvo a mi lado, entré hospitales y consultas de psiquiatras o viendo el tele tienda hasta las tantas, cuando pasaba el día y la noche sin dormir. Pasamos más de doce años hasta lograr mi equilibrio, toda una locura. En esos años, como debe imaginar, se dejó la salud con las preocupaciones, mientras yo habitaba en otros planetas, a ella le abandonaba la tranquilidad y la felicidad. Y no sólo ayudó a salvarme de aquellas tormentas, me salvó unas cuantas veces la vida por unos cuantos problemas de salud, por lo visto nací con defecto de fábrica, pero ella siempre a estado a mi lado para solucionarlo.

  No he conocido una persona más fuerte que mi madre, ella bien sabe que le estoy muy agradecido, no hacía falta el dibujo ni estas palabras. Sin ella no hubiera salido de aquel abismo, fue mas efectiva que cualquier fármaco, que cualquier doctor. No deseo tener nunca más aquellas crisis, a pesar que la euforia que vivía era el poder absoluto, infinitamente más poderoso que el dinero, donde va a parar. Y no lo deseo, más que nada, porque no quisiera ver nunca jamás una lágrima en la mejilla del ser que me dio la vida.

  No sólo me dio la vida varias veces, de ella heredé la creatividad, sólo por eso se lo debo todo.

PD: No se preocupe doctor, sabe que soy un buen paciente. Saludos

Diego Latorre. Enero 2017.

 

2 Replies to “Madre coraje”

  1. Hola primo, felicitarte por esas palabras tan bonitas y tan verdaderas dedicadas a tu madre, aunque ella sabe de sobra lo que explicas. Decirte que esa enfermedad es muy comun actualmente por los tiempos que corren por desgracia. Que tuviste la suerte de tener esa madre coraje a tu lado y poder superarla a diferencia de otros.. Que yo tambien tengo una madre coraje. Ellas superan por nosotros cualquier tipo de adversidad, enfermedad, etc por fuerte que sea y cruel. Nos ayudan a levantarnos despues de cada caida. Hoy yo soy madre y mi hija es por la que me levanto cada dia. Los hijos son los que nos dan ese coraje a enfrentarnos a todo. Ya conoces mi historia mas o menos.
    Solo decirte que demos gracias a que nos duren muchos anos mas nuestras madres, porque siempre nos hacen falta, sea la edad que sea la que tengamos.

    Bueno felicidades por tu blog y nuevamente por esas palabras . Un beso TE QUIERO

    1. Gracias prima por tus palabras, por formar parte del blog y sobre todo, aunque estemos lejos el uno del otro, por formar parte de mi vida. Yo también ¡¡¡TE QUIERO MUCHO!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s