La Bestia Duerme

 

Diego Latorre, 1997. Pierre Noire sobre papel. 30×21.

Anuncios

Triste Diablo

 

Diego Latorre,  1997. Pierre Noire sobre papel. 30×21

 Todo se coció en una eterna noche de invierno, concretamente el trece de Febrero de mil novecientos noventa y siete. Mi ordenador mas personal  estaba infectado de virus y lo peor de todo, con las baterías vacias por completo de litio. El viento dominaba la ciudad de mi desolación, euforia y luego la cruel depresión. Me transformé en un monstruo de siete cabezas, la mayoría de ellas cortadas de raíz. Y en la guerra de la mente perdí todas las batallas, las guerras y los amigos. Dios y el Diablo luchaban como poseídos por conquistar mi débil corazón y mi razón. Las bombillas se encendían y apagaban de cuatro a seis de mañana.

  Y en la noche cuando todos dormían, yo con mis dibujos, era el amo de Tarragona, de mi país, del mundo, del universo, era el siervo de mi locura incontrolable. Mi lápiz era un cuchillo recién afilado que luchaba contra una mente desamparada, hiperactiva y enferma.                                                       

   Aunque aquella noche no la deseo a nadie, yo le saqué provecho y me sirvió de experiencia para conocer otros mundos muy lejanos a este, sin salir de mi mente. Para conocer mi propio universo. Mi realidad fue muy diferente a la del resto de los mortales, muy diferente a mí y a lo que todos entendemos por realidad.

Diego Latorre,        Junio   2010