Cuelga Tú Primero

Diego Latorre, 2005. Óleo sobre madera. 46×38.

Anuncios

Musa en la Ducha

Diego Latorre, 2009. Óleo sobre madera.40×38.

  Querido Doctor, sueño, respiro, amo al Sol, a la Luna y a la Tierra, y al mismo tiempo, mientras la musa se ducha, creo una nueva obra de la linea “Cartas a Emi”, un nuevo vómito mental, de rápida ejecución, tengo que sorprenderla antes de que seque su pelo.

  Mientras tanto el mundo naufraga en un mar de malos pensamientos o al menos eso me hacen creer. Pero soy soñador y optimista, estoy seguro que todo irá a mejor, aprenderemos de nuestros errores, la esperanza estallará como un misil y la metralla nos salpicará a todos, seguro que si.

  Sale de la ducha, le enseño la obra, sonríe, sonrío, la beso, me abraza, me ama, le amo…

P.D: Doctor, para mi, la mejor manera luchar es amar. Saludos.

Diego Latorre, Agosto  2009

Viaje en Barca a San Sebastián

 

Diego latorre, 2005. Óleo sobre madera. 120×245. Vendido

 

    Cualquier excusa es buena para huir de una ciudad sucia, contaminada por la codicia del hombre contemporáneo. Ya ni el agua que imitan mis colores es pura.  Los peces mueren y no hay nidos, ni pájaros en el cielo envenenado por las fábricas. Pero eso si, en mi barca reina el amor, el cariño y el respeto.

No os preocupeis por el caos  tan sólo es madera, óleo y algo de tiempo.   

Diego Latorre   Junio 2005.                            

Sueños de Paz y Guerra

 

Diego Latorre, 2005. . Látex y pigmentos sobre lona. 130×130.

    Tengo un gato, una musa, una fábrica de Sueños, un lápiz y un limonero. El silencio oculta todos los ruidos de la noche en Les Pobles pueblo donde mis padres tienen una masía con huerta, que a veces utilizo de taller. Donde sólo hay Paz, Estrellas, Luna y Tierra. Son ingredientes suficientes para poder crear.

    En la ciudad todos duermen excepto los que se quedan hasta las tantas viendo la tele,  los que padecen insomnio y los que no pueden soportar esta maldita calor. Tengo engrasados todos los cojinetes, las tuercas y el eje principal de mi fábrica. La pondré a funcionar…

   Pinto “Sueños de Paz y Guerra”, me ducho y se deslizan por mi piel los últimos colores al  desagüe. Observo la creación, el dibujo me absorbe, me introduzco en su piel, su color, su esencia.

Diego Latorre  Julio 2005