Cómo inventé ASHIRA

!!!Olé por mis sobrinos !!!, Helena Gómez, guitarra y Diego Gómez, violín. Se han atrevido con Blowing in the wind y the House of the Rising Sun, como música de fondo. ¡¡¡Gracias guapos!!!

Diego Latorre

ASHIRA

  Ashira blog 1

Diego Latorre, 2014. Tierra, polvo de mármol, látex, pigmentos y caobina. 180×186.

Detalles

d1  d2

d3  d4

d5  d6

Querido Doctor,

  He encendido el fuego y he colocado una mesita cerca de él, junto al sofá, he trasladado aquí el portátil. Desde el salón de la casa-taller le escribo la correspondiente carta tras haber finalizado, después de días de trabajo, Ashira, lo tengo grabado. En cuanto al nombre, es curioso, pensé en inventármelo de la nada y así lo hice, pero la magia de Internet me hizo descubrir que Ashira es un nombre femenino que viene del hebreo y significa ricos, ¡me trae buena espina!. Todo está en la red, me sonaría de algo ese nombre, e iluso de mí, pensé que me lo inventé, vaya usted a saber la de siglos que ese hermoso nombre existe.

  Almoster está en calma, tranquilo, como mi ser, el fuego empieza a enfurecerse y suelta con rabia sonidos extraños que, entre chispas, parecen lamentos, quejidos… que asustan y despiertan a Chancho. Éste dormía en el otro lado de sofá, evidentemente el mejor lugar de la casa, y ahora bosteza y se estira, buscando seguidamente su anterior posición en el momento que el fuego se calme, le conozco. Tengo puestas unas judías y unas patatas en la olla exprés, también se están descongelando unas piezas de carne, esta noche Emi cena en casa, hoy viene pronto del trabajo.

  Mientras, a la Infanta Cristina la sientan en el banquillo de los acusados y a su marido le destierran forzosamente a un diminuto país durante un largo tiempo, algo habrá hecho el buen hombre. Al igual que su mujer o a caso es tonta la infanta, ¿te pongo otra Fanta?. Bueno, eso último pertenece a una pregunta de una canción de Sabina, pero dice realmente, ¿tiene un revolcón o es tonta la infanta, te pido otra Fanta?, lo tengo en los huesos al condenado, y no me refiero a Urdandarin, si no al poeta.

  Y al mismo tiempo, Rajoy, no sabe ya como esconder sus mentiras, se está convirtiendo en todo un profesional, incluso empieza a creérselas de verdad. Y a la vez, mis estrellas iluminan los campos, las playas, las montañas de un país podrido por la corrupción, que pide a gritos un cambio, alguna solución…. Bueno Doctor, como ve, tengo que dejarle, me llama la faena de la casa, ha empezado a pitar la olla y la verdura se hace en diez minutos. Me quito el disfraz de pintor y me pongo el de cocinero, le dejo y espero como siempre que disfrute de mi humildes trabajos, como lo hago yo. Bona nit.

P.D: Gracias

Diego Latorre, Diciembre 2014.

Rojo sobre Tierra

Rojo sobre Tierra

Diego Latorre, 2014. Polvo de mármol, látex, pigmento y tierra. Vendido

Querido Doctor,

  Bueno, llegó la hora de la escritura, a veces pienso que no se me va a ocurrir nada, pero todo es empezar, es todo un lujo saber que usted y muchas personas disfrutan de mis obras y leen, de vez en cuando, mis cartas, a todos les compadezco, reconozco que a veces soy muy pesado, pero os estoy muy agradecido. Son las tres y cincuenta y un minutos de la madrugada en Almoster, para el resto del mundo, las agujas de los relojes marcan la hora al revés, o, como a cada país le de la real gana. Las aves se refugian en los huecos de las cornisas, hace mucho frío, no se ve ni un triste gato por la calle, todo el mundo duerme y por el equipo suena Manos de Topo, van conmigo. Dejo de intervenir en Rojo sobre Tierra, pero los materiales siguen trabajando. Éstos, la mayoría en estado líquido, aún fluyen y provocan continuos cambios, nuevos caminos, la obra sigue viva. El proceso tiene un poder hipnótico, es inevitable observar cada paso que da el color, movilizándose, atraídos por la fuerza de la gravedad del planeta donde vivimos. Mientras, en la terraza, las flores de mis macetas tratan de soportar el frío con dignidad, encogiéndose, refugiándose en sí mismas. En este preciso momento no quieren saber nada de nadie, sólo piensan en sobrevivir. Y al mismo tiempo, el rojo invade, a la chita callando, territorio al amarillo y el negro queda hecho añicos, completamente deshecho. Salgo a la terraza para airear mis ideas, pero no aguanto más de veinte segundos, lo justo para ver el horizonte iluminado de los pueblos y las ciudades cercanas, lo necesario para echarle un vistazo a las estrellas , inmediatamente decido, tiritando, retirarme. Cierro la música, las luces y me despido de los duendes de mi taller que siguen en su trabajo, la obra aún no ha terminado, hasta que no haya perdido toda el agua. Cierro la puerta del taller, bajo al distribuidor y saludo a Chancho, bajo a la cocina, tomo el medicamento, me dirijo al salón, enciendo el televisor y le bajo la voz. Los informativos dicen que el mundo está lleno de Amor, de Paz y de Respecto y que todos los habitantes de todos los países se aceptan como hermanos, celebrándolo en grandes fiestas a las orillas de las playas de los cinco continentes. Se han enterrado todas las armas, se han esfumado los duelos, no hay ni habrán más muertes estúpidas, nunca jamás nadie pasara hambre y la igualdad es la única bandera de todos y cada uno de los habitantes de La Tierra, vamos, lo de siempre, no me sorprende. Subo a la habitación, la musa de mis sueños preside el lado derecho de la cama, la beso y me dirijo al lado izquierdo donde presido yo. Y aquí estoy, inmerso en el edredón de los sueños, con mis neuras, con mis complejos, con mis recuerdos, con mis cicatrices…Tumbado en la cama, analizando, descansando, con las uñas de las manos comidas por mis nervios, con mis virtudes, con mis defectos…Junto a Emi, en la misma barca, perdidos, desnudos, frente al universo. Desconecto mi portátil orgánico y doy gracias a la vida por tanto amor. Bona nit.

PD: Felices Sueños.

Diego Latorre, Diciembre 2014

Mientras Riego

regadera1 blog

reg 3 blog            reg blog

 

det, re    reg 1d

Diego Latorre, 2014. Polvo de mármol, látex, pigmento, tierra y alcachofa de latón. Altura máxima:19, ancho máximo: 32.

  Riego con color los campos de la imaginación, lucho con honor contra las rocas y me parto en dos. Pierdo el tiempo esperando la luz y juego con el fuego de la hoguera, esperando a mi sol. Me dedico a crear, el agua de la regadera está en el baúl de la imaginación. El futuro es incierto, pero en Almoster, siempre existirán las estrellas, con eso basta, el resto es fugaz, como arena entre los dedos, como la luz. En mis campos llueve polvo de mármol, látex, tierra, y una pizca de azul, siempre suenan las trompetas, no existe ni un miligramo de corrupción. La cosecha siempre es buena, hay pan, al menos para dos, el cielo es puro y realmente azul. En las tierras que riego, todo el mundo se equivoca, pero se perdona y de alguna manera, se pide perdón, ¡¡¡siempre triunfa el amor!!!.

  Los duendes salen de sus escondites, vuelven al taller, empieza la diversión. Todo el material está dentro de un bote reutilizado de látex, dentro hay desechos de material, resquicios de los trabajos, aquí se aprovecha todo, el reciclaje tendría que ser una obligación. Una vez secos todos los ingredientes, corto con un cúter el bote de plástico y el material se libera dejando una figura en forma de flan, como recién sacado del refrigerador . Se aprecian las capas, las calidades, ofreciendo mensajes, enigmas, una nueva ilusión. A la base, le introduzco una alcachofa de latón y, automáticamente, a la obra se le acabó la función. La edito y la cuelgo en las redes, esperando conquistar con el nuevo trabajo, a algún que otro despistado corazón. Doctor, no sé como librarme de ésta prosa poética barata, en la próxima carta, prometo hacerlo mejor, esta rima me va a llevar a la perdición. Bona nit Doctor!

PD: Pronto pediré los análisis, en Enero nos vemos, no me olvido de los medicamentos, sin ellos, qué voy a ser yo.

Diego Latorre, Noviembre 2014.

 

El Azul es el Mar

El Azul es el Mar blog

Diego Latorre, 2014. Tierra, polvo de mármol, látex, pigmentos y caobina sobre tela. 116×89.

Detalles:

D1d2d3

d4d6

d8d7

Querido Doctor,

  Nuevas formas y nuevos colores imperan en mi taller, mientras, al país le sigue doliendo la cabeza, desde hace años. Se está volviendo majara y tiene ganas de vomitar todo el mal que lleva dentro, en Soto del Real ha soltado algo, le ha sentado bien. Lo mejor es que lo eche todo, si hace falta, que lo provoque introduciéndose los dedos en la boca, da resultado. Los médicos creen que tiene demasiadas bacterias dañinas en el hígado, dicen que le han causado daños que no tienen curación, demasiados elementos infecciosos en el riñón, por no hablar de la próstata o del corazón, todo está corrompido. Piensan que el país necesita, con urgencia, un cambio de cuerpo, los parásitos que ahora gobiernan en su organismo le han dejado cao, falto de ilusión y esperanza. Aunque pienso, que tal vez, no soy médico, sólo requiera simplemente un cambio radical de aires, el que respira está más que contaminado. Y ademas, el viento fresco siempre despeja y luego tienes las ideas más claras. Por suerte empiezan a despertar sus defensas, seguro que pronto empezará a mejorar, espero.

  En el taller se escucha la estridente trompeta de Miles Davis, flojito y en la calle reina el silencio más atroz. Hoy es el cuarto día que trabajo en la obra y esta noche la voy a acabar. Preparo los artilugios, me pongo manos a la obra y me lanzo, con la música de Miles, sobre el fondo de colores, preparado para rematar con unas cuantas manchas más. Vuelco el azul y con eso me basta, me cuadra y me convence, no se hable más. En el proceso de secado, con esta humedad, tarda más de una semana en secar, mientras los materiales siguen en movimiento. El tiempo y el azar mete sus zarpas, con delicadeza, en la forma y en el color de los ingredientes.

  Queda clausurada la creación, preparada para transmitir emociones, otra cosa es que les llegue a todos. Creo para los que me quieren, para los que no, para todos los que saben apreciar mis trabajos, para los que aman el arte, para los que prefieren el color a la guerra y el dibujo a la corrupción, ¡el Arte es Amor!

Cierro el chiringuito, me deshago del disfraz, doy un beso a la musa dormida, y por hoy, se acabó, mañana, con el mismo protagonista, nueva actuación. Bona nit!

P.D: Suerte en la vida Doctor. Saludos.

Diego Latorre, Noviembre 2014

Entre Peces

Entre Peces blog

Diego Latorre, 2014. Pasteles y Pierre Noire sobre papel. 42×30

Querido Doctor,

  Abro las manos y, de entre mis dedos, surgen pasteles de colores, manchas y pigmento. Vuelco todo sobre una lámina, me invento otra obra, otro sueño y otro cuento. Crear siempre es beneficioso, da frutos, fuerzas y aliento. Sirve para encontrar el equilibrio, para dominar al odio, la venganza y los lamentos. A veces creo para olvidar a la muerte, otras veces para alejarme de mí y otras porque es tarde y no tengo sueño.

  Los colores se apiadan de mí y el dibujo del autorretrato me hace indagar en mis adentros, sirve para analizarme, para poder ver con objetividad un perfil que desconocía hasta el momento. Doctor, el ser humano es inmenso, tan sólo un trocito de su cerebro es tan grande como el universo, es asombroso,¡¡¡nunca dejaremos de conocernos!!!.

  Llueve en Almoster, y el olor a tierra mojada invade mis sentidos, me trae tiernas imagines de la infancia, cuando jugaba en la calle, en el barro, donde ahora sólo existe asfalto. Vilaseca, el pueblo que me vio crecer, se convirtió en una ciudad, ahora los árboles sólo crecen en las isletas de tráfico, nunca huele a tierra mojada y las fábricas vomitan a todo trapo. Éstas pagan a los políticos de turno su multa, por soltar al cielo el veneno, ¡¡¡¡no puedo soportarlo!!!.

  Baja el telón, acaba la función, me lavo las manos, apago las luces, y me quedo un rato viendo llover. Pido a los dioses de todas las tormentas que se llene por completo el Centro Penitenciario Soto del Real, de todos y cada uno de los miembros de éste ruin y vergonzoso gobierno que, verdaderamente, da pena y asco.

P.D: Nos vemos en Enero

Diego Latorre Octubre, 2014.

Ciervo Solitario

Ciervo Solitario blog

Diego Latorre, 2014. Polvo de mármol, látex y pigmento. 146×114.

dc1   dc2

dc3   dc4

Querido Doctor:

  Me pongo, como de costumbre, a dedicar unas palabras, como ya sabe, a la reciente y fresca creación. También lo hago, fundamentalmente, porque me gusta expresarme, de cualquier modo, por ordenar mi universo, por olvidarme de mí, no hay quien soporte mi ordenador más personal, y por hacer más entendible la obra. Aunque, a veces, me voy por los cerros de Úbeda y ni tan siquiera hago una referencia sobre mi trabajo.

  La vida sigue pasando en Almoster, a doscientos cuarenta y tres por hora, la agujas de los relojes, a no ser que éstos hayan quedado sin pilas, enfurecidas, no dejan de girar, girar y girar, no existen Dioses que los haga parar. Nos hacemos mayores Doctor, como lo hace el mar, aunque el libre pensamiento no tiene edad, a no ser que lo frene una enfermedad. Por desgracia la vida está llena de ellas, de dificultades, de imposibles, de laberintos sin salida… Pero, no sé porque, los buenos momentos eclipsan a mis tormentas, bueno, más bien, han aprendido a convivir. Las heridas se curan y con el tiempo dejan de doler, pero siempre queda la cicatriz y no es necesario olvidarla, son parte de mí, me acepto como soy, y por supuesto, no me cambio ni por el rey.

  El ciervo solitario me mira a los ojos, y en los suyos, veo reflejada mi soledad, la de hace muchos años, por suerte. Cuando vivía en silencio, sin amparo de ninguna Luna, de ningún planeta, sin el amparo de los Dioses miserables, cuando los astros me eran infavorables.

P.D: Doctor, Emi sigue regando las macetas de mi morada, a su lado tan solo veo los buenos momentos, los días de sol. Saludos.

Diego Latorre, Septiembre 2014.

El Hijo del Jornalero

El Hijo del Jornalero

Diego Latorre, 2014. Polvo de mármol, caobina, látex y pigmento sobre madera. 100×100. Vendido

Querido Doctor,

  No soy nadie para decidir quien tiene clase o no, tan solo le doy mi humilde opinión. Para mí, tener clase, no tiene nada que ver con poseer pertenencias, ni ser el dueño de muchos billetes de quinientos, ni tener un coche de lujo, ni saber vestir ropa de precios desorbitados…Hay personas que no lo tienen claro, pertenecer a la clase alta, de por sí, no da clase, ésta va con la persona. Hay muchas personas con clase y con mucho dinero, cómo no, no tiene nada que ver una cosa con la otra. Para tener clase tampoco influye el ser de clase baja, exceptuando a la buena gente honrada, también los hay que viven obsesionados y frustrados por no poder ser mucho más que el vecino, sólo pretenden las mismas pertenencias la misma lujuria de los más asalariados. Los señoritos sin dinero sólo sueñan con ser de un estatus superior, vamos, tan solo aspiran a ser respetados, esos son los peores, cuando son pobres y mucho peor, cuando se hacen ricos.

  Para mí, tener clase, seas rico o pobre, es ser honrado, ¡no robar a nadie!, ni una miga de pan cuando aprieta el hambre, todo tiene dueño. Es saber ir por el mundo con educación, es la llave que abre todas las puertas. Es mirar a todos por igual, nadie es más ni menos que nadie. Es respetar a la Tierra, ella nos dio la vida, el alimento, nos dio todo lo que somos, los hay que se empeñan en destruirla. Tener clase es reír con todos y de ti mismo, no reírse tan solo de los demás. Tener clase es respetar la cola, ceder el asiento a los mas lo necesitados, es pensar en los demás, tener civismo. Es ayudar sin mirar a quien, eso el tiempo, siempre te lo recompensa. Es amar a la vida, antes que a ti mismo, nosotros sólo estamos de paso, en cien años todos calvos y ella continua, como el sol, como el universo. Tener clase es luchar por un mundo mejor, más digno. Tener clase es amar sin esperar nada a cambio…

  Francisco Latorre, mi padre, y lo digo desde la máxima objetividad posible, era un hombre con mucha clase. Daba más de lo que recibía, y siempre estaba orgulloso de sus orígenes, por muy duros que fueran, nunca se vio ni por encima de los suyos ni por debajo del miserable señorito. Mi padre, que recolectaba, en la posguerra y en su juventud, las cosechas como jornalero, tan solo por comida, ¡¡¡una esclavitud como un templo!!!, no era nada religioso. Pero por lo visto, se tomo en serio la célebre frase, y la cumplió, se ganó el pan con el sudor de su frente, no con el sudor del de enfrente. ¡Ole por él!, a ver si aprenden algunos, ya estamos hartos de tanta corrupción, de tanto parásito, de tanto Urdangarín, de tanto Jordi Pujol…

  Preparo los pigmentos, el polvo de mármol, el látex… y empiezo a crear la obra. Los duendes del taller y los astros me son favorables, me siento muy a gusto creando, tranquilo, en paz…, entre otras cosas porque me siento muy orgulloso de ser el hijo de un honrado jornalero. Termino la obra, y como siempre, apago las luces, bajo las escaleras, entro a la habitación, beso a la musa dormida y me quedo un rato con mi ordenador mas personal, sin cables, sin batería, sin puerto USB, pensando, analizando el día, todo lo que pasa por mi cerebro. Sueño que todo puede cambiar a mejor, deseo, por pedirlo una vez más que no quede, la paz mundial y que reine el amor y el respeto en las almas de los que no tienen piedad, ni con ellos mismos, seguro que nos iría a todos mucho mejor, donde va a parar. Bona nit!!.

Diego Latorre, Septiembre 2014

P.D: Nos vemos pronto. Saludos desde Almoster.

Jornalero

Jornalero blog

Diego Latorre, 2014. Polvo de mármol, látex y pigmentos sobre lona. 146×114.Vendido

Detalles

d.1 d.3

d.5 d

Sin título - 4

Querido Doctor,

  Mi padre, entre otros oficios, y en su juventud, fue jornalero de tierras, de sombrero de paja, de ala ancha, para evitar los rayos del sol. Recolectaba aceituna, esparto, algodón…en la provincia de Jaén. Sudaba por los suyos en el oficio que hiciera falta, para que nada les faltara, fue monstruoso como trabajador y nunca se le cayeron los anillos. Soportó, por desgracia, alguna que otra vez, el, tu sí-tu no, de los señoritos terratenientes. Se dejaba la piel en los campos a pleno sol y en invierno, contaba, que por mucho que tratara de juntar las puntas de los dedos de las manos, intentando formar, la figura de un huevo, nunca lo conseguía, del frió que pasaba en las manos recogiendo las cosechas, desde los primeros, a los últimos rayos del sol. De las miles y miles de hectáreas, a él no le pertenecía ni un solo centímetro, mas bien, ni un milímetro cuadrado, el tan sólo se dedicaba a trabajar y a trabajar… a regar con sudor aquellos campos sin Dios, por un miserable mendrugo de pan, es una manera de hablar, por entonces, ese fue su destino. Así que tuvo que emigrar por dar mejor vida a su familia, un futuro mejor para sus hijos, tuvo que abandonar la tierra que amaba, la misma que le vio nacer y crecer, ¿le suena de algo?.

  Los hijos y algunos de aquellos terratenientes fascistas, son los mismos que ahora imponen las leyes que les convienen. Prefieren un pueblo fácil de domar y realmente nos tienen aterrorizados, con contratos precarios, privándonos de la sanidad, de la enseñanza…Prefieren torturar al pueblo y convertir este bendito país en un corral de ganado ovino, para sacarnos la lana, la leche, el costillar… Tratan, por todos los medios, que volvamos a ser jornaleros, explotando al trabajador por un miserable sueldo. Y encima tenemos que estarles agradecidos, como los pobres de la posguerra ante el maldito señorito.

  Espero que algún día cercano, en este país, el fascismo sea abatido, destruido, que sufran los culpables todo lo que están haciendo sufrir a su pueblo. Que sufran como sufrió mi madre, mi padre y mis abuelos.

PD: En esta obra trato de reflejar la esencia de lo que fue mi padre, un hombre honesto, sencillo y generoso, le sobraba lo que les faltaban a otros, corazón. Saludos.

Diego Latorre, Agosto 2014

Soles por Corazones

Soles por Corazones blog

Diego Latorre, 2014. Huevos de poliespan, bastidor de madera, lona de plástico y acrílica. 39×36. Vendido

Querido Doctor,

  He terminado el último trabajo y ahora le dedico un momento para escribir y contarle las cosas que pasan a mi alrededor. Sobre la mesa de dibujo, puedo apreciar, un corazón bien cicatrizado, botes, de conserva, de medicamentos, de refrescos…, que utilizo de recipientes para el color. También posan sobre la mesa, balas de plástico manchadas de sangre reciente, de una guerra incomprensible, y una cámara de fotografiar mil y una sonrisas, estropeada y sin sentido. En la mesa hay un móvil, con tres mensajes de publicidad de Leroy Merlín, y una gran caja de cartón donde guardo decenas de blogs de dibujos, que pinté en el Hospital Psiquiátrico Militar, cuando era joven.

  Los duendes de mi taller se escapan por la ventana y quedo a solas con la música de Josele Santiago que siempre logra emocionarme. Duerme Almoster y la luna canta, de nuevo, una nana para todo aquel,que como yo, no logra concebir el sueño por el calor del verano. Mientras, al otro lado del hemisferio, es de día, en el continente africano. El Ébola arrasa vidas inocentes, no están económicamente preparados, apenas tienen recursos para enfrentar el virus. La sequía sigue quebrando sus tierras, la hace más infértil, como la masa gris de los cerebros que gobiernan este planeta y permiten tantas muertes en uno de los más bellos continentes. Mientras, Mesi y Cristiano, luchan por el balón de oro, más de medio planeta se indigna si pierde su equipo, más de medio planeta saca los dientes y reza para que un esférico logre estamparse en las redes de la portería contraria. Pocos aficionados ven extraño que, tan sólo un jugador, valga cien millones de euros. Mientras muere África, el gobierno español siguen robando a sus ciudadanos, la corrupción es el verdadero deporte nacional, nos tienen agarrados de pies y manos, ¿hasta cuando lo vamos a soportar?.

  ¡¡¡Quiero irme a otro galaxia!!!, ya lo he hablado con Emi, cientos de veces, a una nueva vida, a un lugar donde todos sus habitantes posean soles por corazones, donde a todos se nos trate como a personas, donde nadie sea más, ni menos que nadie, donde se reparta el pan por igual.

P.D: Nos vemos en Enero. Saludos.

Diego Latorre, 2014.

 

 

Deseo de Paz

Deseo de Paz blog

Diego Latorre, 2014. Balas de plástico, cajón de madera y lona transparente. 16×21.

  En el  genocidio de Palestina, nunca se va a proclamar ningún ganador. Jamás van a ser premiados a los que disparaban, a bocajarro, a los niños indefensos y nunca se les van a otorgar ningún título, a los creadores de este desastre tan atroz. ¡¡¡ En las guerras nunca gana nadie!!!, tan solo hay victimas y perdedores. Deseo la Paz a Palestina, no se debería haber permitido esta guerra, ninguna guerra, éstas sólo las pueden crear personas que poseen, como corazón, hierro, piedra o carbón.

Diego Latorre, Julio 2014.

Como Peces en el Agua

Como Peces en el Agua blog

Diego Latorre, 2014. Papel de color, látex, pigmentos , lona de goma transparente y bastidor de madera. 120×120.

Querido Doctor,

  Cuando conocí a Emi, le puse todas mis cartas sobre la mesa, fui honesto con ella, es decir, le dije que tenía una enfermedad mental, nada más empezar. Tanto usted como yo, sabemos que pocas mujeres, muy pocas, hubieran tomado la decisión de emprender un viaje conmigo, con esas condiciones. Ella incluso desconocía la enfermedad, como mucha gente, pero nunca me tuvo pudor. Hay una gran cantidad de personas, por desgracia, que tienen miedo a los enfermos mentales, a veces lo noto, porque lo desconocen. Nosotros estamos equilibrados con los medicamentos, hay que tenerles miedo a los cuerdos que, a simple vista, son las personas más cordiales, simpáticas, normales y luego, en su casa, montan un verdadero infierno, maltratando a su mujer y a sus hijos, por ejemplo. Hay que tenerles miedo a los cuerdos que hacen negocio con las guerras, con las personas, con los niños… Hay que tenerles miedo a los cuerdos que imponen y nunca escuchan, ya que siempre tienen el tono de voz más alto que los demás, y a los que se ríen continuamente de los demás, pero nunca con ellos, ni de ellos mismos. Y por supuesto hay que tenerles verdadero pánico al actual gobierno… Podría seguir, pero si lo hago, el que lea ésta carta va a pensar que los enfermos, somos los únicos cuerdos, pero no es así, hay muchísima gente que merece la pena y no necesita ningún medicamento.

  Ella no dudó en subir a mi barca, prácticamente a ciegas, cosas que tiene el amor. Nuestra vida en común fue enriqueciéndose día a día, creciendo juntos, admirándonos, amándonos tanto que trepamos a lo más alto, sintiéndonos cada vez más libres y más cómodos, como peces en el agua. Nos fuimos a vivir a un pueblo pequeño y tranquilo que ayuda a encontrar el equilibrio. Convertimos una casa vieja en una fábrica de sueños y decidimos vivir nuestra propia realidad.

  Enciendo las luces del taller, le añado música a la actuación y me pongo el disfraz de aprendiz de pintor. Las ideas fluyen y salto al vacío para crear una nueva obra. Abandono la anterior técnica y descubro nuevos mundos. Para mí es satisfactorio y necesario hacer cambios bruscos, lo que le hace falta a éste país, no me veo pintando siempre el mismo paisaje o el mismo bodegón. Y además, me gusta que el resultado de la obra me sorprenda, cuanto más, mejor. Nadie debería de perder la capacidad de asombro, a veces creemos que lo hemos visto todo, pero si buscamos, la vida es, continuamente, asombrosa, maravillosa, como el arte, como las musas…

P.D: Gracias Doctor, por todos estos años.

Diego Latorre, Julio 2014.

Saludos desde Suiza

Saludos desde Suiza blog

Diego Latorre, 2014. Caobina, látex y pigmento sobre lona. 114×146.

ds1   ds2

ds4   ds5

Querido Doctor,

  El verdadero paraíso, para este juez corrupto, feliz de su fechoría, está en el sobre que aguanta su mano, no está en las montañas suizas, allí guardan el dinero corrupto los que se proclaman patriotas. El sobre está repleto de billetes, en negro, de quinientos, directo del país de mi paisaje, que tapan la boca a cualquiera que dude un segundo de su honestidad. La balanza de la justicia se inclina, por supuesto, del lado de los que poseen sobres-paraiso, hasta las vacas y las flores lo ven. Lo que sabe la banda organizada de mi gobierno, es que ahora existen políticos honestos y cada vez tendrán más voz. Lo que no imagina la bandada de cuervos es que más de un cernícalo, catará prisión. Barcenas está esperándoles con desmesurada ilusión, piense que la mayoría de ellos han sido como hermanos y eso nunca se olvida. Falta una gota para colmar el vaso, pronto, los que han abusado del poder se verán marcando rayas en el yeso, al menos, éso merecen.

  Sueña Almoster, con la luna, con miles de estrellas, mientras, las luces de mi taller predominan en la noche, todos duermen. Los duendes se esconden entre los botes de pintura, entre los sacos de yeso y polvo de mármol, mientras, preparo los colores y me decido a crear. Me pierdo en el dibujo y lucho por dominar la obra, la cojo por los cuernos, la domo, la amo y la firmo. Me lavo las manos, apago las luces, cierro la puerta para que no entre Chancho y bajo las escaleras, como cada noche, hasta la habitación. Beso a la musa, bebo algo de agua, tomo los medicamentos, doy gracias a la vida y me pongo a dormir, pensando que recibo tanto amor, que rebosa por mis orejas, eso, creo yo, es el verdadero poder, que se quite todo el oro del mundo.

P.D: Doctor, ya he pedido los análisis. Saludos.

Diego Latorre, Julio 2014.

Fish Revolution

Fish Revolution blog

Diego Latorre, 2014. Polvo de mármol, látex, pigmento, yeso y caobina sobre lona. 60×60.

 

  Hay PPSOE de mi vida…, sois capaces de aliaros para luchar contra un pueblo que pide a gritos justicia y que empieza a apretaros las tuercas, aquí huele a revolución. Tenéis miedo y se os ve el plumero. Tenía ganas de veros en semejante estado, se palpa vuestro nerviosismo, aunque haréis todo lo posible para que el pueblo no se levante y pida lo que le corresponde. Espero que sean fallidas vuestras artimañas espero que el pueblo gobierne, eso es lo que más os dolería. Habéis escupido y maltratado a la democracia y a la gran mayoría de personas que viven en ella y ya es hora de que el pueblo tenga justicia, de que el pueblo tenga voz.

Querido Doctor,

  Hoy, el día más álgido de una ola de calor que arrasa a Almoster y al resto del país, me decido a pintar una nueva obra. Chancho, nuestro gato, espatarra todo su cuerpo por el suelo buscando las mil y una posiciones para estar más fresco, la tierra pide desesperadamente H2O. Piense que el taller lo tengo instalado en la planta de arriba de la casa, justo debajo del tejado, es el verdadero infierno, y sin aire acondicionado, es de locos crear en esas condiciones. Preparo las mezclas para el fondo, vuelco el color y el sudor sobre el lienzo y lo dejo secar. En invierno suele tardar de tres a cuatro días pero hoy en tres horas está seco, esa es la única ventaja. Regalo unos peces en forma de cordón y los coloco como broche del resultado final. Firmo la obra, la archivo, la cuelgo en el blog y en Facebook, como siempre. Quiero que el mundo conozca mi trabajo, evidentemente la obra no tendría sentido sin público. Trabajo para las personas, merecen lo mejor de mí, todos necesitamos lo mejor de nosotros, necesitamos un mundo mas digno y tengo muchas esperanzas porque pronto, en este país, se respire mejor.

P.D: Nos vemos en Julio.

Diego Latorre, Junio 2014

 

El Baile de las Medusas

El Baile de las Medusas blog

Diego Latorre, 2014. Polvo de mármol, yeso, látex, pigmentos y caobina sobre lona. 100×81.

Querido Doctor,

   La serie de obras Trozos de Mí, sigue su curso, su evolución. Los colores son más vivos pero la técnica es básicamente la misma.

   La música suena, las flores gozan de su belleza, en su máximo esplendor, y un aire cálido recorre todas y cada una de las calles de Almoster, augurando el inicio del verano. Sigue pasando la vida, lo veo en mis canas, pero a pesar del tic-tac de los relojes, soy feliz por crecer, como persona y como artista. Aunque considero que siempre seré aprendiz, queda mucho por descubrir, soy consciente que nunca lo sabré todo sobre mi oficio. La vida no deja de enseñar, cada día que nace es una nueva lección.

PD: De política, esta noche, prefiero no hablar. Nos vemos pronto.

Diego Latorre, Mayo 2014.

 

Naufragio

Naufrágio blog

Diego Latorre, 2014. Polvo de mármol, látex, caobina, yeso y pigmento sobre lona. 146×114.

dn1dn2dn3

dn4

Querido Doctor,

  Sobra la iglesia, el laureado Rouco Varela, una mosca en la paella, todos los miserables que nos gobiernan, el veneno, el puñal y el incremento de, ¡¡no sé que cojones!!, de la factura de la luz. Sobran los semáforos, el asfalto, el cemento, ¡¡los antidisturbios!! y la ambición de los que lo tienen todo y creen siempre, no tener nada.

  ¡¡Faltan besos, abrazos, sonrisas!!, el mundo es frío, lo veo en las caras, vivimos en una sociedad enfermiza, demasiados problemas. Todo hijo de buen vecino, si no es él mismo, conoce a alguien cercano que pasa por su consulta , al menos, de vez en cuando. No se salvan ni los gatos, ni los niños, a principios de los noventa eramos cuatro y ahora las consultas están llenas. Sólo nos faltaban los cafres que llevan las riendas de éste país, han creado, como le he dicho muchas veces, una depresión social, faltan psiquiatras para tanto enfermo y además, ¡¡quieren acabar con la seguridad social!!, ¡¡¿no es para volverse loco?!!.

  Como cada día de la vida, se ha echo la noche en Almoster, el pueblo del silencio. Tan sólo se oye la música bajita, los ladridos esporádicos de los perros de la noche, en la lejanía y el croar de los sapos en las balsas de los campos de las gentes de mi pueblo. Preparo el bastidor, lo echo al suelo y fabrico las mezclas. Vomito el color sobre la tela y de ella surgen,como siempre, sueños, respuestas, enigmas imposibles, mis huellas y una familia de náufragos, victimas del hundimiento mas grande de la historia de España, provocado por la derecha más extrema, gobernado por ineptos que tristemente, tan sólo creen en el dinero y en el poder. Bona nit.

P.D: No puedo dejar de escribir sobre lo mismo, porque no dejan de incordiar con lo mismo. Nos vemos en Junio, saludos.

Diego Latorre, Mayo 2014

 

Acqua

aqua blog

Diego Latorre, 2014. Yeso, polvo de mármol, pigmento, látex y caobina sobre lona. 116×89. Vendido

 

. d1 aquad4aquad2aqua d6aquad8d9aqua d10aquad11aqus

Querido Doctor,

  Aunque lo veo imposible, ojalá que el aire que respiramos algún día sea aire, principalmente, nitrógeno, oxígeno y argón. Y que el agua fuera, tan sólo, H20.

  Demasiados peces mueren enredados entre desechos del ser humano, cuerdas, plástico…por todos los mares del mundo. No hace falta poner imágenes reales, no quiero que, al que tenga algo de sensibilidad, provocarle algún dolor. Lo explico con cordones de polvo de mármol y látex, simbolizando el enredo sobre los peces. Éstos surcan sobre un fondo donde las aguas de la pintura crean auténticas calas, rocas, espuma, agua. El azar es partícipe en cada paso de la ejecución, al igual que la música que escucho del transistor.

  Se ha hecho la noche en Almoster, termino la obra, la firmo, apago las luces del taller, me dirijo a la terraza y me quedo un rato mirando las estrellas. Invoco a todos los dioses para que nos libren, de Rajoy, de sus secuaces, de todo tipo de comadrejas e incluso, de la Santa Madre Iglesia. Para que nos dejen en paz, para que podamos decidir que hacer con nuestras vidas, para que nos devuelvan todo lo que nos han arrebatado. Bajo las escaleras, entro en la habitación, beso a la musa dormida y me dirijo al otro lado del colchón, desconecto mi ordenador más personal y me pongo a dormir. Bona nit.

PD: Doctor, se que muchos que requieren de su atención, este mundo está lleno de locos que gobiernan países, ciudades, pueblos…Éstos son difíciles de curar ya que no quieren aceptar su enfermedad.

Diego Latorre, Abril 2014.

 

Flor de Musa

Flor de Musa blog

Diego Latorre, 2014. Pasteles y Pierre Noire sobre papel. 42×30. Vendido

Querido Doctor,

  Mientras escribo esta carta y dibujo esta lámina, África, con los pies y las manos ensangrentadas, trata de entrar a Melilla, la tierra prometida. Y lo intentan por la puerta grande, una gran valla repleta de miedos, diseñada para hacer daño, con todos los posibles imposibles para el trepador. Ésta niega la libertad, la dignidad, ¿es que acaso no somos humanos?. Me importa un pimiento quien tenga la culpa de éste conflicto, está mas claro que el agua que el que acaba con el cuerpo destrozado encima de una farola, o el que tenga múltiples rajas en las manos, no ha roto ningún plato. Estos valientes héroes merecen un monumento en cada plaza de cada pueblo, de cada ciudad, en vez de tratarlos como a gusanos. Se me pone la piel de gallina cada vez que veo las imágenes por el televisor, dan ganas de llorar y crean impotencia, por ver que la vida siempre es injusta con los más necesitados. Aunque esa vida que le comento tiene nombres, caras, trajes, responsables que no aceptan en su agenda los gritos de libertad de su pueblo.

La vida pasa y mis pasos dejan huella en el camino, que algún día me llevará a ninguna parte. Trato de sacarle ahora el jugo a la vida, creando, soñando, amando, ya tendré tiempo para la muerte.

P.D: Nos vemos pronto. Saludos.

Diego Latorre, Abril 2014.

 

 

Noche en Nazur

Noche en Nazur

Diego Latorre, 2014. Yeso, polvo de mármol, látex, pigmento y caobina sobre lona. 116×89. Vendido

Detalles:

d2nazur

d3nazur

d4nazur

Querido Doctor,

  Se ha hecho la noche en Nazur, algún nombre tenía que poner al planeta imaginario y a la nueva serie de obras, y he subido, con esfuerzo, a un montículo de mi planeta, para abarcar mejor visión. Desde aquí se aprecian, a lo lejos, las montañas, un cielo con vida orgánica y un sol agrietado, de color rojo intenso. Hay caminos por hacer sobre un mar de tierras inhóspitas y a mis pies, un gran lago refleja la vida del cielo en la tierra. Quisiera ir a las montañas, a lo más alto,  he de crear mi camino, trataré de adaptarme al recorrido. Lucharé en cada paso, las tierras, por algunas zonas    parecen pantanosas pero hay rocas donde agarrarse. Aunque, aquí, como le dije en la  carta anterior, no hay lugar para el dolor, ni para la muerte, estoy tranquilo, mi morada se llena de luz, aquí no existen las sombras. Me pierdo observando el cielo y miles de estrellas mueren para ofrecerme un deseo.

  Mientras, en la Tierra, sus habitantes siguen  rumbo de la autodestrucción y no tienen compasión, ni con ellos mismos. Siguen viviendo en el caos, los gobernantes españoles sitúan a su pueblo en el olvido y la miseria.

  Mientras vivo en Nazur, el silencio es el rey del planeta y la violencia es sólo una palabra en la memoria del olvido, la calma es la reina de estos paisajes sin Dios,

   Se ha levantado un poco el viento, bajo del montículo a grandes saltos, llego sofocado a la planicie y me dirijo a una puerta. La abro y entro en mi taller, la puerta de enlace entre Nazur y La Tierra, así lo he decidido, demasiada televisión. Creo la obra, con el recuerdo de Nazur y la firmo, tapo los botes de pintura, me lavo las manos y apago las luces. Bajo las escaleras, juego un rato con Chancho y entro a la habitación, con sigilo. Doy el correspondiente beso a la musa dormida y me introduzco en la nave de mis sueños. Pienso en Nazur, en sus colores, su atmósfera, su misterio, mientras, poco a poco, reconcilio el sueño. Bona nit.

  Tranquilo Doctor, podré soportar vivir entre la Tierra y Nazur.

PD: Continuará. No me haga mucho caso, tan sólo es un cuento.

 

Diego Latorre, Febrero, 2014