Todo sobre Rojo

sobre rojo blog

Diego Latorre, 2015. Papel, caobina, látex y pigmento sobre tela. 22×16

Trijeras

threejeras blog

Diego Latorre, 2015. Tijera y spray sobre madera. 25×15.

Juntos

Juntos

Diego Latorre, 2015. Tapa de plástico, polvo de mármol, látex y pigmentos sobre madera.

Querido Doctor,

  Emi, continuamente, demuestra su amor por mí, ya lo hizo desde el primer día que la conocí. Sin dudarlo, sabiendo que yo sufría una grave enfermedad mental crónica, decidió subir a mi barca. Sin ni siquiera pensar en los inconvenientes, que por suerte no hemos sufrido, apostó por quererme, a ciegas, así es el verdadero amor. Un día la vi llorar a solas, por momentos se había hecho a la idea del mundo sin mí. Todos pensamos, de vez en cuando, en qué circunstancias se encontrará uno cuando falte algún ser querido, nos da pena, es humano. Pero ella pasó ese momento muy mal, una vez más demostró que me quería, sus lágrimas fueron testigo, me sentí más que halagado, francamente, me AMA con mayúsculas, con todo su inmenso corazón.

  Emi, es la primera víctima en ver mis obras, por suerte tiene gusto artístico. Cuando opina sobre mis creaciones, lo tomo como verdaderas críticas, es honesta y eso me conviene. Muchas veces me conformaría con pintar una mancha de aceite sobre un cartón, pero ella me ayuda a ser más exigente, su opinión siempre la tengo en cuenta, es la musa perfecta. Riega las macetas de mi morada, espanta las tormentas de mi pasado y alegra la casa con su sonrisa, lo llena todo de besos, me alegra el corazón…Jamás nos hemos perdido el respeto, tenemos el mismo sentido del humor, nos ilusionamos por lo mismo… he tenido una suerte impresionante, somos tal para cual.

  Emi duerme, mientras, en el taller se cuece una nueva obra, habla de ella y de mí, estamos juntos, felices, pasando una buena noche de Mayo. La primavera reina, ella piensa en mí y yo en ella, los colores se mezclan dejando reflejado el amor que siento por ella, la pieza clave de mi vida, la única estrella.

P.D: Doctor, me alegro mucho por la visita que me hizo, espero que le gustara “Joven Psiquiatra”, la verdad es que pensé en usted cuando lo creé.

Diego Latorre, Mayo 2015

Ágada

adara blog

Diego Latorre, 2015. Material reciclado, polvo de mármol, caobina, látex y pigmentos sobre lona. 60×60

FXR4…

FXR4...

Diego Latorre, 2015. Material reciclado, polvo de mármol, látex y pigmento sobre lona. 100×81.

Fuerte y Joven

Joven y Fuerte blog

Diego Latorre, 2015. Polvo de mármol, látex, pigmento y collage sobre madera. 69×24.

Querido Doctor,

  El fuerte joven no juega tan bien a Candy Crush como Celia Villalobos, no tiene Whatsapp, ni un Iphone, nunca se haría un selfie ni con el Pequeño Nicolás. No tiene cien, doscientos, ni trescientos amigos, no tiene Facebook, odia la incomunicación. Él no miente tan bien como los gobiernos, no entiende de política ni de políticos, tiene cosas mas importantes en la cabeza. No sabe ni cero patatero de paraísos fiscales, pero se enrabia con todos y cada uno de los cuarenta ladrones de la banda de Alí Babá. Lucha para cambiar el mundo por otro mejor, ha de limpiar el cielo envenenado, los mares, los campos…Él se enfada porque no hay pan para todos, no cree en las guerras como Putin o como cualquier otro fanático sediento de sangre y de dólar. Maldice el terrorismo, las diferencias sociales, el racismo, la resignación… Trata de sostener el peso de todo un planeta, con eso le basta, tiene complejo de Atlas, le gusta sentirse así. Desea que ningún pelele frene el movimiento armonioso de las estrellas sobre el universo, podrían hacerle perder el equilibrio, se iría todo al carajo. Por desgracia tiene muchísimo trabajo, últimamente no come nada, ni duerme, no le dejan descansar. Y aunque es un joven fuerte, está empezando a enfermar, necesita ayuda o pronto todos lo tendremos que lamentar.

P.D: Doctor, ojalá existiera ese joven que me invento, lo siento, a veces sueño, a veces miento.

Diego Latorre, Marzo 2015.

 

Color sobre Color

color sobre color, blog

Diego Latorre, 2015. Polvo de mármol, látex y pigmento. 100×81.

Detalles:

d color 2

31

d color

 

Color sobre Color

 

El dolor se cura, entre otras cosas, con color. El arte es muy buena medicina, para el corazón, para el ánimo, para la depresión…

Los colores descienden, lentamente, a través del lienzo, dejando entre ver, mis inquietudes, mis dudas, mi pasión….

Mientras, en Almoster, el frío aprieta, la noche impera, los duendes sueñan, la luna reina en soledad, sin estrellas, sin su sol…

Y en los campos, defiende su vida la presa, ataca la rapaz, ambos luchan por la supervivencia, por su razón…

Y en el mundo, la raza humana no evoluciona, los necios gobiernan, no logran vivir sin sus guerras, sin horror, sin dolor…

Por favor, ¡¡¡más color!!!

Diego Latorre, Marzo 2015.

Nehira

Nehira blog

Diego Latorre, 2015. Polvo de mármol, látex, pigmentos y caobina sobre lona. 100×165. Vendido

Detalles

d1 d2 d4

d5 d6 d7

Querido Doctor,

  Desde la última carta, los sueños por un mundo donde gobierne la Paz y el respeto, se han roto en mil pedazos. El odio inunda las calles, el terror se apoderó de la ciudad y los que no soportan la libertad de expresión, han convertido, el dibujo y el color, en sangre.

  Duerme Almoster, las luces del firmamento hace tiempo que están encendidas, desde siempre. Entre bastidores y pigmentos, me deshago de Nehira, ha finalizado su función, la firmo, la admiro y la archivo. Nahira surgió de la nada, al igual que las religiones, para mí, invenciones de el hombre para superar sus miedos, para tener un pilar donde agarrarse. Hay personas que necesitan ir siempre de la mano, todo eso lo entiendo y lo comprendo, es humano, que cada uno crea en lo que le de la gana, pero respetando a los demás. Yo también tengo mi propia religión, creo en mí, en los míos, en lo que piso, en mi camino, a pesar de no tener más Dios que la piel que cuida de mi carne y de mis huesos. El problema es que las religiones que existen en este mundo, si no es la propia de cada uno, traen de regalo los fanatismos religiosos, la guerra, la destrucción…

  Más quisiera yo que hubiera otra vida después de ésta, que la historia continuara, que no tuviera fin, que mis pensamientos perduraran para siempre, mi amor, mis ilusiones, sintiéndolo, como lo hago ahora. Sólo trato de vivir el cielo de los cristianos en el suelo que piso, aunque la Tierra esté contaminada por la avaricia del hombre moderno, aunque gobiernen los menos preparados, los más ineptos, aunque nuestro planeta haya dejado de ser lo que era, el auténtico paraíso.

  Bajo las escaleras hasta la cocina, me tomo los medicamentos, subo a la habitación, beso a la musa, me introduzco en el sobre, le pego un sello y lo envío al mundo de los sueños. Felices sueños, bona nit.

PD: Je sui Charlie

Diego Latorre, Enero 2015.