Fotografías de Francisco Suarez Cruz, artista y amigo

Gracias Francisco, son magníficas.

Sin título-1    FRAC 3

FRAC 7.jpg   FRAN 6.jpg

FRANC 6.jpg   franc I

franc II.jpg   Franc.jpg

 

 

 

 

Anuncios

Luces en el Horizonte

Son fotografías nocturnas sobre el horizonte que aprecio desde mi taller, muevo el objetivo a mi antojo y juego con las luces de las fábricas y de las poblaciones más cercanas.

Más fotografías en: https://www.facebook.com/diego.latorreroldan/media_set?set=a.589928687768832.1073741839.100002551180865&type=1

l2

l14

l1   l3  l4

l6   l5   l7

l8   l9   l10

Esperando a la Reina

Diego Latorre, 2012. fotografía rectificada.

  Querido Doctor, ellos no esperan a que cambien los tiempos, ni a que surja un nuevo mesías que proclame la igualdad, para eso ya tienen al Clero. Ellos se amoldan a los tiempos aunque en días de gala vayan vestidos como sus ancestros. Limitan su profesión a inaugurar instituciones, parques o edificios de lujo nuevos. Ponen sus célebres nombres a nuestras calles y se pueden permitir el lujo de hacer Conde a un necio o Duque a cualquier villano, nosotros para ellos siempre seremos plebeyos, muy por debajo de ellos.

  La gente de la fotografía no espera a un nuevo líder que les libre de ellos, han venido andando, en coche, avión o en metro para admirar sus lujos, su “clase”, para, sin saberlo, darles más poder, sin saber nada de ellos, mejor no saberlo. Mientras, la monarquía, en este caso, la inglesa, se ríen de sus patriotas saludando con sus manitas y sus forzadas sonrisas, pensando solamente en ellos.

  Doctor, que suerte que tenemos un rey tan campechano y tan bonachón, y qué decir de su yerno.

PD: ¡¡No quiero ser plebeyo!!.

Diego Latorre,  Septiembre 2012.

Malherida

  

  

  

Diego Latorre, 2012. Troco de olivo, ramas de laurel, yeso, cartón y caobina. Largo: 30, alto: 17, Ancho máximo: 20.

Sentado Espero

    

   

   

   

Diego Latorre, 2012. Una silla, unas botas, yeso, látex y caobina. Obra en proceso

  Querido Doctor, sentado espero a mi destino, al final de mi camino, allá donde los duendes se esconden tras los árboles, donde la primavera cubre con todo tipo de flores, la tierra, la luna y todas  las estrellas.

  Sentado espero a que cambien las leyes, a que los faltos de pan calmen su espera. A que las cimas de las montañas se cubran de sueños cumplidos de almas en pena.

  Sentado espero a que los rostros de las gentes que habitan las calles pinten en sus bocas, sonrisas, en vez de tener todo el día la cara de acelga.

  Y que decir del veneno de las fábricas, sentado espero a que las cubran de tierra y planten sobre ellas, semillas, frutos, para que crezca de nuevo la vida en ellas.

  Sentado espero a la igualdad, sin rangos, sin jerarquía, sin diferencias de clase, sin fanatismos religiosos, ¡ya está bien!,¡todos somos lo mismo!, con tanto creer no se enteran. Tampoco nadie es mejor o peor que nadie por tener más o menos dinero, todos vamos a parar al mismo sitio, por mucho que pagues, con la muerte todos tendremos un duelo.

  Sentado espero al poder verdadero que no es más que la unión de la gente sencilla y trabajadora luchando frente a un mundo injusto, creado al antojo de un puñado de perros carroñeros.

P.D: Doctor, la paciencia es mi virtud, no me canso de esperar. Saludos.

Diego Latorre,   Febrero 2012.

¡Gritos Para Sordos!. El Pueblo de Tarragona.

   

    

   

   

Diego Latorre 2012.

  Queridos señores políticos responsables de este país, ya que no podéis escuchar, por vuestros delicados problemas de sordera, les escribo para que lean y vean las fotos. Quiero que sepan, lo he oído, que la gente les insulta y se mofan de ustedes. Se quejan porque dicen que no tienen lo que hay que tener para luchar por un mundo digno y justo, porque dicen que ustedes prefieren tan solo dinero y poder.  Piensen que si se portan bien y hacen todos sus deberes, la gente lo agradecerá, el mundo en el fondo es bueno. Pero si siguen apretando la tuerca, algún día ustedes mismos la romperán, el mundo es bueno hasta cierto punto, ustedes mismos, yo lo he advertido.

  Por favor si van a cambiar de actitud, dejen primero en paz al pobre, los demás deberes pueden esperar pero no los olviden. Gracias y cuiden esos oídos, vayan a la seguridad social, pronto les atenderán…

Diego Latorre, 29 febrero 2012.